Alquiler de barcos en Santorini 1

Alquiler de barcos en Santorini

Muchos podrán decir que han visitado esta isla griega, pero seguro que muy pocos han tenido la suerte de vivir ésta mediante el alquiler de barcos en Santorini. Ubicada en el extremo sur del archipiélago de las Cícladas, anclado en la parte más meridional del mar Egeo, Santorini se ha convertido, por su historia, su orografía salvaje y excepcional y sus pueblos de paredes enjalbegadas y cúpulas azules, en una de joyas más preciadas del turismo en Grecia. Cada año, millares de turistas procedentes de todos los rincones de mundo, acuden a esta isla, hechizados por la magia de sus acantilados, sus playas de arena volcánica y el espectáculo inolvidable de sus atardeceres, que se cuentan entre los más hermosos del Mediterráneo.


Santorini se encuentra en una posición privilegiada dentro de los casi infinitos destinos que ofrece el mar Egeo, que hacen de ella una opción idónea para el alquiler de barcos. Por su condición fronteriza dentro del archipiélago de las Cícladas y su proximidad a la famosa isla de Creta, Santorini puede ser tanto un destino de origen, desde donde visitar el resto de islas de archipiélago –Paros, Naxos, Mykonos, etc- o Creta, en el sur, como un destino de paso, ideal para detenerse tres o cuatro días y visitar su capital, Fira, y otros pueblos de los alrededores, como Oia, Imerovigli o Firostefani.


Puertos


El puerto principal de la isla de Santorini se llama Athinios y está situado al este de la isla, en el pueblo del mismo nombre. Es al que llegan la mayoría de embarcaciones y ferrys procedentes de Atenas y del resto de islas Griegas, como pueden ser Mykonos, Paros, Naxos o Creta. Este puerto es una gran plataforma donde los barcos pueden maniobrar rápidamente.


Por otra parte existe también el puerto de Firos, de un tamaño mucho más reducido en cuanto a la capacidad de amarre para las embarcaciones.


Qué hacer en Santorini


Sin lugar a dudas, gran parte del encanto y la belleza de Santorini y sus islotes contiguos, tiene que ver con la orografía característica, única en todo el mundo. Con una forma que recuerda a una media luna, la isla de Santorini que hoy conocemos es radicalmente diferente a como fue hace aproximadamente 3500 años, cuando una erupción volcánica hizo estallar la isla, sumergiendo el territorio central y dejando una enorme caldera cuyos vestigios milenarios son los enormes acantilados de 300 metros de altura, sobre los que se asientan hoy las poblaciones de la parte occidental. Se piensa que esta erupción –que tuvo graves consecuencias a nivel ecológico, climático y económico en todo el Mediterráneo oriental- pudo dar origen al mito griego de la Atlántida. Ciertamente, no existen evidencias que prueben este origen, ni tampoco la existencia de la mitológica isla, pero así les gusta creerlo a los griegos habitantes de la Santorini.


La parte occidental de la isla goza de las mejores vistas y los paisajes más hermosos; es también en esta parte donde se encuentran las principales localidades, incluidas la capital, Fira, separada por tan sólo 13 kilómetros al sur de la pequeña localidad de Vlichada, importante a nuestros efectos por dos razones: primero, porque allí se encuentra una de las playas más impresionantes de la Santorini; y segundo, porque Vlichada es el principal puerto deportivo de la isla y el más idóneo para amarrar nuestra embarcación.


Todo aquel que visite Santorini tiene que detenerse obligatoriamente en Fira. Anclada en la ceja de la caldera, la capital saluda orgullosa, crepuscular e incólume –a pesar de las numerosas erupciones que la han sacudido y degradado a lo largo de los siglos- a los turistas que diariamente llegan en barco a la isla. Fira es un ejemplo de perseverancia, una localidad que, a cambio de soportar periódicamente la ira de los dioses, fue bendecida con la belleza, una belleza que inunda cada rincón y cada callejuela con sombras y colores que contrastan con el blanco de las paredes de las casas cavadas en la piedra volcánica y el azul de las cúpulas de las iglesias, seña característica de la isla. A pesar de no tener más que 18.000 vecinos, Fira es una ciudad llena de vida, especialmente por las noches, cuando las terrazas de los bares y los pubs se ponen a rebosar y la música en la calle alegra el ambiente.


Sin embargo, hay mucho más que ver en Santorini; muchos otros pueblos motean la pequeña isla con sus paredes encoladas –que recuerdan a los pueblos costeros de Marruecos y Túnez, y también a los pueblos blancos de la provincia española de Cádiz- y su arquitectura imposible, única en toda Grecia. Así, al norte de Fira se encuentra Oia, localidad donde más abundan las simbólicas cúpulas celestes y desde donde se pueden contemplar los mejores atardeceres de la isla. Volviendo al sur desde Oia, y conectado por una famosísima carretera para apreciar los acantilados, se encuentra el pintoresco pueblo de Imerovigli, ideal para pasar una tarde desenfadada y disfrutar de las vistas.


Una sensación extraña se apodera de uno cuando visita los islotes del archipiélago de Santorini; es como si, a pesar del paso de los siglos, los restos del naufragio siguiesen en el mismo sitio, como recuerdo -o advertencia- de la belleza cruel de la naturaleza. En cierto modo, esos islotes -Thirasia, Nea Kameni, Palaia Kameni y Aspronisi- son como las puntas de los cipreses de un cementerio, un cementerio sumergido en la laguna que se forma en el centro del archipiélago, donde reposan los restos arqueológicos de los numerosos pobladores que han ocupado Santorini desde la época prehistórica: los fenicios, las polis de la Liga de Delos, los egipcios, los romanos, los bizantinos, los venecianos, los turcos, etc. Es por eso que hacer submarinismo en esta zona es toda una experiencia, una visita a un museo subacuático, cuyas piezas, según se van rescatando, aparecen en las vitrinas de Museo Arqueológico de Santorini y el Museo Prehistórica de Fira, visitas obligatorias para todos aquellos amantes de la Historia.


Calas y playas


Mientras que en la parte occidental e interior de Santorini abundan los grandes acantilados y el paisaje es escarpado y rocoso, en la parte oriental –la ladera del volcán- la pendiente va descendiendo hasta llegar al mar, formando playas multiformes en las que el azul del mar resalta con la fiereza de los colores rojos y negros de la arena y las piedras volcánicas.


Playa Roja


Una de las playas más espectaculares de Grecia y del Mediterráneo. Ideal para practicar snorkel, en esta recóndita playa al sur de la isla se dan cita el azul marino y el rojo marciano de las rocas que rodean la lista y la superficie, igualmente roja, para crear un contraste único.


Playa de Vlychada


Situada igualmente al sur, junto a la marina principal de la isla, se trata de una playa de arena oscura mezclada con piedra pómez de color claro, resguardada a la espalda por altos muros de este mismo material, a los que el viento ha cincelado durante siglos, creando variopintas y sugestivas formas.


Gastronomía


Al igual que el resto de la gastronomía griega, la gastronomía en Santorini está muy ligada a la dieta mediterránea, constituyendo un perfecto equilibrio de nutrientes donde sobresalen los platos a base de pescado y marisco, si bien también es posible degustar los platos por excelencia de la comida griega, como la Moussaka (carne con berenjenas, canela y vino tinto) o la Tararmasalata (salsa con huevas de pescado, pan, cebolla y limón).


Destacan también los primeros platos, llamados Mezze¸ entre los cuales se encuentran las Keftedes (bolas de carne picantes) y la salsa Tzatziki (yogurt, aceite de oliva, ajo, pepino y eneldo).


En cuanto a los postres, la fruta tiene un lugar privilegiado en la dieta de los habitantes de Santorini, aunque también es recomendable catar la gran variedad de dulces típicos.

Santorini, como el resto de las islas del Egeo, goza de un clima típicamente mediterráneo, con escasas precipitaciones durante todo el año y altas temperaturas en los meses de verano, alcanzando una temperatura media de 29ºC en julio y agosto. En invierto, la temperatura media desciende a los 12ºC. Las primeras semanas de otoño y las últimas de primavera son momentos muy recomendables para navegar, debido a la menor afluencia de turistas, los precios bajos y las suaves temperaturas.

Avión


Durante todo el año existen vuelos regulares desde Atenas al aeropuerto de Santorini, localizado cerca del pueblo de Kamari, al sudeste de la isla y a 8 kilómetros de la capital, Fira. La duración del viaje es de 30 minutos. En temporada alta, numerosos vuelos aterrizan directamente en Santorini provenientes de diferentes ciudades europeos.


Barco


Existen varias compañías de ferry - Hellenic Seaways, Blue Star o Dodekanisos- griegas que salen en trayecto regular desde el puerto del Pireo, en Atenas, hacia Santorini. El trayecto rápido dura 4 horas, mientras que si decides realizar el trayecto lento –más paradas y más barato- la duración estimada es de 7 horas y media.


¿Qué barco estás buscando?

Tenemos más de 10.000 barcos disponibles en todo el mundo, incluyendo Santorini aunque no todos podrás encontrarlos en nuestra web. Contacta con nosotros y te haremos llegar un presupuesto.

Modelos de barcos de alquiler en Santorini

Alfa Marine 72

¿Alguna duda?

Nuestro equipo de expertos puede ayudarte

¿Por qué elegir aBoatTime?

Divide el coste del barco entre los tripulantes y comprobarás que es más barato alquilar un barco que pagar varias habitaciones de hotel durante una semana.
Escucha el silencio, fondea tu barco en una bonita cala, disfruta increíbles atardeceres, de baños solitarios y vive unas vacaciones diferentes.
Organiza tu viaje a tu ritmo y acomódalo a tus gustos, a tu familia o a tus amigos.
Si no tienes licencia, no te preocupes. Nosotros te buscamos un capitán profesional.

Proveedores de barcos de:

¿Te llamamos?

;